Caos en el final de curso

Los centros educativos, que en virtud del artículo 18 de la Orden SND/399/2020, abrieron al público el día 11 de este mes para la realización de labores administrativas, no saben, hoy viernes y una vez que ha terminado el proceso de escolarización por el que abrieron, si el lunes, día 25, deben cerrarse o continuar abiertos. También desconocen, en el caso de que deban permanecer abiertos, cuál es el personal que tiene la obligación de acudir.

La Junta de Personal Docente lleva toda la semana intentando contactar telefónicamente con la Consejería para mantener una reunión con Marina Lombó con un doble objetivo: aclarar lo que va a pasar a partir del lunes, y negociar un final de curso mínimamente ordenado. Nadie contesta, nadie está al mando. Solamente hay rumores de reuniones fuera de toda oficialidad con determinadas entidades que, sin ser representantes legítimamente elegidos por el profesorado, toman decisiones en nombre de todos y todas. Y lo peor: las decisiones que se toman no se traducen en derecho positivo, es decir, no se substancian en normas legales ni se publican en el BOC. Todos son instrucciones verbales y correos electrónicos sin ningún rango legal y llenos de ambigüedades, que llegan a los directores y directoras, y que les generan una enorme confusión. Constantemente nos llaman para contarnos sus problemas y trasladarnos dudas y sugerencias que, en el estado actual de caos en el que vive la Consejería, son muy difíciles de responder.

Con respecto al lunes 25 de mayo, y mientras no haya normativa oficial al respecto, interpretamos que lo más prudente desde un punto de vista legal es comunicar al Servicio de Inspección que el centro permanecerá cerrado hasta nueva orden. Esta Junta de Personal Docente considera que las tareas administrativas para las que se abrieron los centros educativos (recogida de solicitudes de matriculación por parte de las familias) ya han finalizado en su categoría presencial. Por lo tanto, el resto de trabajo que tenemos que hacer los docentes, lectivo y/o administrativo, debe realizarse en la modalidad de teletrabajo, tal y como establece el artículo 3 de la citada Orden SND/399/2020. No tiene ningún sentido mantener abiertos centros educativos a los que no va acudir nadie. Es más, en este momento, solo existe un protocolo de actuación elaborado por el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Consejería de Educación elaborado única y exclusivamente para el periodo de dos semanas de apertura de centros durante el proceso de escolarización.

Con respecto al final de curso, la preocupación de la Junta de Personal es enorme y la queremos hacer pública. No podemos ir a un final no negociado con los representantes del profesorado y sin normas claras con un mínimo rango legal. La constante alusión de la consejera al sentido común y a la autonomía de los centros supone, en el fondo, el reconocimiento de su incapacidad para negociar y asumir después responsabilidades. La autonomía no puede ser sinónimo de desorden, caos y sálvese quien pueda.

El tiempo para negociar es cada vez menos…

Este sitio web utiliza únicamente cookies de terceros imprescindibles para la navegación. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies